Gastos de envío gratis a partir de 35€

El SIBO es una afección digestiva que sufren miles de personas y cuyo diagnóstico puede ser un desafío, ya que produce síntomas similares a los de otras enfermedades gastrointestinales.

 

¿Qué es el SIBO?

SIBO es el acrónimo en inglés de small intestin bacterian overgrowth, en castellano “sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado”, lo que significa que se produce un exceso de bacterias en el intestino delgado. Normalmente, el intestino delgado alberga una cantidad limitada de bacterias, pero en el SIBO, estas bacterias proliferan de manera anormal. Esto puede interferir con la absorción adecuada de nutrientes, lo que a su vez puede llevar a una serie de problemas de salud. Algunas de las causas potenciales del SIBO pueden ser:

  • Disfunción motora intestinal: el movimiento lento o irregular de los alimentos a través del intestino puede contribuir al SIBO.
  • Cirugía intestinal previa: las cirugías abdominales pueden alterar el equilibrio bacteriano en el intestino.
  • Enfermedades subyacentes: afecciones como la enfermedad de Crohn o la diabetes pueden aumentar el riesgo de SIBO.

 

Síntomas de SIBO

Los síntomas del SIBO pueden ser diversos y a menudo se superponen con otros trastornos digestivos. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Distensión abdominal
  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Flatulencia excesiva
  • Pérdida de peso no deseada
  • Deficiencias nutricionales

Si experimentas estos síntomas, es importante buscar el consejo de un profesional de la salud.

 

Tratamientos naturales para el SIBO

El tratamiento del SIBO generalmente implica dos enfoques: eliminar el exceso de bacterias y prevenir la recurrencia. Los productos naturales y de farmacia pueden ser útiles en este proceso:

  • Cambios en la dieta: te recomendamos adoptar una dieta baja en carbohidratos fermentables (FODMAPs) puede ayudar a controlar los síntomas y prevenir la recurrencia.
  • Probióticos: una vez que el SIBO esté bajo control, los probióticos pueden ayudar a restablecer un equilibrio saludable de bacterias en el intestino.
  • Suplementos naturales: algunos suplementos naturales, como la berberina o el aceite de orégano, han demostrado ser prometedores en la gestión del SIBO.
  • Aceites: el aceite esencial de menta se ha utilizado tradicionalmente para aliviar problemas gastrointestinales, incluyendo el SIBO. Puede ayudar a relajar los músculos del intestino, lo que podría reducir la hinchazón y los gases. Puedes tomar cápsulas de aceite de menta bajo la supervisión de un profesional de la salud. El aceite de alcaravea es conocido por sus propiedades carminativas, que pueden ayudar a aliviar la hinchazón y los gases. Además del aceite de orégano, el cual tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. Puede ayudar a reducir la proliferación de bacterias en el intestino delgado, lo que podría aliviar los síntomas del SIBO. Sin embargo, debes usarlo con precaución y bajo la orientación de un profesional de la salud, ya que puede ser potente.
  • Curcumina: se trata de un compuesto presente en la cúrcuma, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Puede ayudar a reducir la inflamación intestinal asociada con el SIBO. Puedes añadir la cúrcuma a tu dieta o tomarla en forma de suplemento.

 

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
Wishlist 0
Continue Shopping