Gastos de envío gratis a partir de 35€

La movilidad reducida en personas mayores constituye uno de los desafíos más significativos que enfrentan las sociedades contemporáneas, especialmente en el contexto de un envejecimiento poblacional global. La disminución de la movilidad en la tercera edad puede ser consecuencia de una gran variedad de factores, incluyendo el deterioro físico inherente al proceso de envejecimiento, enfermedades crónicas como la artritis y la osteoporosis, así como condiciones neurológicas que afectan a la coordinación y el equilibrio. En cualquier caso, este problema afecta de manera directa en la calidad de vida de estas personas. 

En Espacio Salud Madrid velamos por la salud en la tercera edad, y es importante dar voz a la movilidad reducida en personas mayores y tener conocimiento de las ayudas que pueden mejorar su calidad de vida.

¿Qué entendemos por movilidad reducida?

En términos generales, según explica el Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible, “de acuerdo al Rgto 1107/2006, ‘Persona con discapacidad’ o ‘persona con movilidad reducida’ (PMR) es toda persona cuya movilidad para utilizar el transporte se halle reducida por motivos de discapacidad física (sensorial o locomotriz, permanente o temporal), discapacidad o deficiencia intelectual, o cualquier otra causa de discapacidad, o por la edad, y cuya situación requiera una atención adecuada y la adaptación a sus necesidades particulares del servicio puesto a disposición de los demás pasajeros”. Por tanto, entendemos que las personas mayores entran dentro de la descripción de movilidad reducida dado que, con la edad, las articulaciones se ven afectadas por el paso del tiempo influyendo en el equilibrio y la movilidad de la persona. 

Causas de la movilidad reducida en los mayores

La movilidad reducida en las personas mayores es un problema complejo que se ve influenciado por múltiples causas. Este declive en la capacidad de movimiento no solo representa una limitación en la autonomía e independencia de los mayores, sino que también afecta significativamente en su calidad de vida, bienestar emocional y social. Entonces, ¿cuáles son las causas de la movilidad reducida en los mayores?:

  • Enfermedades crónicas: este tipo de enfermedades son una de las principales causas de la movilidad reducida en las personas mayores. Condiciones como la artritis, la osteoporosis o enfermedades cardiovasculares, pueden limitar significativamente la movilidad debido al dolor, la deformidad articular, etc. 
  • Problemas neurológicos: las alteraciones en el sistema nervioso, ya sea un accidente cerebrovascular, la enfermedad de Parkinson o demencia, pueden tener un fuerte impacto en la capacidad de movimiento. Estas condiciones afectan a la coordinación, el equilibrio y fuerza de la persona; limitando la movilidad. 
  • Deterioro muscular: el envejecimiento, como parte natural de la vida, se asocia con una disminución en la masa y fuerza muscular, así como una menor elasticidad en tendones y ligamentos. Esta pérdida de capacidad muscular, no solo disminuye la estabilidad y aumenta el riesgo de caídas, sino que también puede afectar a la movilidad de nuestros mayores. 
  • Factores psicológicos: la salud mental juega un papel crucial en la movilidad de las personas mayores. Esto se debe a que, condiciones como la depresión pueden disminuir la motivación para participar en actividades físicas. Algo muy importante en la vida de estas personas que necesitan realizar ciertos movimientos para mantener a sus articulaciones activas y fuertes. 

Tipos de ayudas de movilidad cruciales

Para facilitar la movilidad y seguridad de individuos mayores con limitaciones en su movilidad, es crucial evitar la presencia de barreras físicas en el suelo. Esto implica quitar objetos potencialmente peligrosos como muebles de baja altura, juguetes, alfombras, zapatos y demás elementos difíciles de detectar visualmente. Se aconseja la instalación de platos de ducha en vez de bañeras para minimizar el riesgo de caídas, complementandose con la colocación de materiales antideslizantes en el área de la ducha para prevenir resbalones. Además, las escaleras representan un desafío significativo, por lo que se sugiere optar por el uso de ascensores o la instalación de rampas. 

En cuanto a los tipos de ayudas que van más allá de lo que podamos hacer a nivel interno dentro del hogar, el estado español aprobó una serie de ayudas en la ley de dependencia para las personas con discapacidad, que incluyen a las personas con movilidad reducida. El tipo de ayudas que se ofrezca dependerá del grado de dependencia que necesite esa persona, entre ellas encontrarás: ayudas a la movilidad del día a día, ayuda en la circulación, ayudas económicas, ayudas para el domicilio, ayudas en los cuidados y atenciones, entre otras. 

Sillas de ruedas, andadores y bastones. Funciones

Existen otras ayudas más físicas que agilizan la movilidad de las personas mayores para que puedan realizar su vida de manera más autónoma y con una mayor calidad. Estos apoyos son artículos de movilidad como sillas de ruedas, andadores o bastones que permiten la sujeción de la persona mayor y les ayuda a mantener el equilibrio. En Espacio de Salud Madrid, contamos con una gran variedad de modelos para contribuir en la mejora de calidad de vida de nuestros mayores:

En Espacio de Salud Madrid velamos por la salud de la sociedad pero sobre todo de los más mayores de la casa. La movilidad reducida es un problema que hay que atender y en nuestra página web estamos preparados para mejorar la calidad de vida de la tercera edad. Echa un vistazo a nuestro catálogo y no dudes en consultar con nosotros. 

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
Wishlist 0
Continue Shopping