Gastos de envío gratis a partir de 35€

Desde la llegada de las redes sociales, se ha popularizado cada vez más lo que conocemos como “skincare routine” o cuidado de la piel. Básicamente se le está dando mucho protagonismo a tener una piel fina, limpia y luminosa, sin marquitas y que esté jugosa. Para conseguir todo esto se necesita llevar un proceso un tanto meticuloso y ser muy constante con tu rutina, ya que de esta forma podrás observar verdaderos cambios. Uno de los pasos a seguir en nuestra “skincare routine” es la exfoliación, y desde Espacio Salud Madrid vamos a descubrir los principales tipos de exfoliantes. 

¿Qué es un exfoliante?

Un exfoliante es un producto cosmético diseñado para limpiar la piel profundamente, eliminando las células muertas de la superficie cutánea, impurezas y residuos acumulados que el lavado habitual no logra remover completamente. Esta acción de limpieza profunda se logra a través de la aplicación de una sustancia que suele llevar “grumos” y componentes que actúan sobre la piel con el fin de renovarla, mejorar su textura y apariencia, y promover una mayor eficacia en la absorción de productos de cuidado de la piel aplicados posteriormente, como hidratantes o tratamientos específicos. Es cierto que no hay que abusar de la exfoliación porque podríamos remover el ph de la piel que sí es buena, por lo que se recomienda utilizar exfoliante en nuestra rutina 1 o 2 veces a la semana. 

Tipos de exfoliantes y sus diferencias

La selección de productos exfoliantes puede variar en función de la zona corporal a tratar, es decir, podemos encontrar exfoliantes diseñados especialmente para el cuerpo, el rostro y los labios, formulados con ingredientes únicos que responden a las necesidades específicas de la piel en cada una de estas regiones. A continuación, clasificamos los tipos de exfoliantes y sus diferencias:

  • Naturales: como su propio nombre indica, se trata de exfoliantes con extractos naturales, podremos encontrar trozos o “grumos” de distintas frutas para ayudar a remover esas células muertas y estimulando a la piel. 
  • Mecánicos: este tipo de exfoliante contiene partículas más duras para “rascar” más en profundidad la piel y conseguir un mayor efecto. Por lo que, con una suave aplicación del producto bastaría para exfoliar. 
  • Base de minerales: en este caso, en vez de extractos naturales se utilizan extractos minerales de sílice o cristales de corindrón. 
  • Enzimáticos: este exfoliante tiene un formato de uso diferente, y consiste en aplicar el producto y dejarlo actuar un par de minutos, sin nosotros hacer nada. Lo que hace es reblandecer la piel. 
  • Exfoliantes químicos: este formato de exfoliación es más agresivo que el resto ya que se utilizan diferentes ácidos para su tratamiento. 

Conoce el exfoliante ideal para cada tipo de piel

Existen diferentes tipos de pieles, lo ideal sería saber cuál es la nuestra para aplicarle los productos correspondientes que mejor le vengan:

  • Pieles secas: se recomienda para las pieles secas el uso de exfoliantes químicos en vez de los mecánicos, ya que estos pueden resecar aún más la piel. 
  • Pieles grasas: este tipo de pieles producen sebo de más, es decir, la capa es más gruesa y por tanto es más difícil de remover las células muertas. En este caso, utilizar exfoliantes mecánicos o químicos. 
  • Pieles mixtas: lo bueno de estas pieles es que son tanto secas como grasas, por lo que puedes usar el exfoliante que más te guste. 
  • Pieles sensibles: en estas pieles no usaremos ningún exfoliante duro ni químico, buscaremos algo más natural. 

Cuidar la piel es muy importante, ya no solo para tu salud sino también como signo de confianza en uno mismo. En Espacio Salud Madrid velamos por tu bienestar, descubre más información sobre cómo cuidarte con nosotros. 

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
Wishlist 0
Continue Shopping