Con la llegada de los días soleados, surge la tentación de disfrutar al aire libre y obtener un bronceado saludable. Sin embargo, antes de exponerte al sol, es fundamental preparar adecuadamente tu piel para minimizar los riesgos y maximizar los beneficios. ¿Cómo puedes hacerlo de manera efectiva y segura? En el artículo de hoy, Espacio de Salud Madrid, explicará cómo preparar la piel para el sol, junto con una serie de tips para tomar el sol de manera segura. 

¿Por qué es importante preparar la piel para el sol?

Es importante preparar la piel para tomar el sol porque después de los meses de invierno, nuestra piel no está preparada para tal cantidad de rayos y de impacto solar. Por tanto, cuando empiece el buen tiempo, en tu rutina de maquillaje o antes de salir de casa, es imprescindible que apliques una crema solar facial con protección para proteger el cutis. De igual manera, a la hora de ir a la playa o la piscina echarte crema de sol será igual de importante para prevenir quemaduras de alto grado o rojeces indeseadas. 

Además, este tipo de cuidados a nuestra piel lo agradeceremos con los años porque mantener durante nuestra juventud una piel sana y cuidada, ayuda a la prevención de manchas y arrugas. 

5 consejos para tomar el sol de forma segura

Con los días de verano aproximándose, las personas aprovechan cada rayo de sol para dejar la piel broncearse y alimentarse de vitamina D. El problema viene cuando no somos conscientes de los daños irreversibles que puede tener el sol en nuestra piel. Por ello, hay que seguir una serie de consejos o pasos para procurar disfrutar de un día de relax bajo el sol, pero de forma segura:

  1. Elige una crema solar de protección alta: sobre todo a las mujeres, nos encanta poder tener un moreno bonito durante el verano y, creemos que una crema solar de protección alta no va a proporcionarnos ese moreno instantáneo y utilizamos aceites. Este tipo de productos queman nuestra piel, mientras que una crema solar nos protege y da el color que buscamos. Por otro lado, hay que tener en cuenta que hay que usar una crema solar diferente para el cuerpo y para la cara, ya que las primeras son más grasas y estropean el cutis. 
  2. Toma el sol de manera gradual: estar durante muchas horas en la misma posición tomando el sol, puede ser perjudicial porque no dejamos que nuestra piel descanse de tantos rayos uva. Por ello, podemos crear unos tiempos personalizados para disfrutar del sol y a la vez descansar del impacto solar. 
  3. Mantenerse hidratado: este punto es muy importante porque así, ayudamos a nuestro cuerpo a soportar la gran cantidad de calor que estamos recibiendo, ya que al final estamos tumbadas durante varias horas bajo el sol. Por lo que hay que beber mucha agua durante el verano en general para mantenernos hidratados. 
  4. Tener una dieta equilibrada: ¿has escuchado alguna vez la frase de: somos lo que comemos? Pues tiene toda la razón, la dieta que elegimos consumir tiene un impacto directo en todo nuestro cuerpo, tanto a nivel físico como mental. Cuando comemos equilibrado nos sentimos bien con nosotros mismos. Pero, además, existen alimentos con propiedades únicas como los productos antioxidantes que ayudan a nuestra piel a estar más joven. 
  5. Rutina aftersun: después de un día de playa o de piscina, nuestra piel acaba irritada, reseca y podría decirse que agotada de tanto impacto solar. Por ello, no solo debemos preparar bien nuestra piel para tomar el sol, sino tener una rutina de cuidado e hidratación máxima después de esta actividad. Darse una ducha fresquita, exfoliar suavemente la piel para quitar las células muertas y mimar nuestra piel con una crema hidratante después, sería lo ideal.

Alternativas de bronceamiento

Existen varias alternativas para obtener un bronceado sin exponer la piel a los dañinos rayos UV del sol. Algunas de las opciones más populares incluyen:

  1. Autobronceadores: estos productos contienen ingredientes activos, como la dihidroxiacetona (DHA), que reaccionan con las proteínas en la capa superior de la piel para producir un color bronceado temporal. Los autobronceadores vienen en forma de lociones, geles, aerosoles o toallitas, y proporcionan un bronceado gradual y sin riesgos.
  2. Spray de bronceado: los salones de belleza ofrecen servicios de bronceado con aerosol, donde una solución de bronceado se aplica uniformemente sobre la piel mediante un equipo especializado. Estos tratamientos proporcionan un bronceado instantáneo y pueden ser personalizados según las preferencias del cliente.
  3. Maquillaje bronceador: el maquillaje bronceador, como los polvos bronceadores o las cremas con pigmentos dorados, ofrece una manera temporal de realzar el bronceado de la piel. Estos productos se aplican fácilmente y se pueden lavar al final del día.
  4. Bronceado con aerógrafo: similar al spray de bronceado, el bronceado con aerógrafo es un servicio disponible en salones de belleza donde un técnico aplica manualmente una solución de bronceado sobre la piel utilizando una pistola de aerógrafo. Este método permite un control preciso del color y una aplicación uniforme.

Estas alternativas ofrecen opciones seguras y efectivas para lograr un bronceado sin exponer la piel a los efectos dañinos del sol. Sin embargo, es importante recordar que ninguna de estas opciones proporciona protección contra los rayos UV, por lo que siempre se debe usar protector solar cuando se esté al aire libre.

Efectos nocivos del sol en la piel

Cuando no tomamos ciertas medidas preventivas frente el sol, estamos exponiendo a nuestra piel; nuestro órgano más delicado, a los rayos del sol que con el paso de los años se ha vuelto más agresivo por la destrucción de la capa de ozono. De esta forma, los rayos solares se introducen a la tierra con más fuerza y con un mayor impacto en nuestra piel. Por tanto, de no seguir las recomendaciones médicas de dermatólogos las consecuencias podrían ser tan graves como el cáncer de piel que tiene un porcentaje bastante alto de mortalidad. En general, las enfermedades relacionadas con el cutis son bastante difíciles de curar y requieren de muchos cuidados. También podemos crear alergias que no teníamos en nuestra piel, provocando erupciones cutáneas indeseadas. De igual forma, provocar un envejecimiento prematuro de la piel. 

En conclusión, se entiende que debemos llevar especial cuidado cuando se trata de la piel y la exposición solar. Si seguimos las recomendaciones médicas y los tips para tomar el sol de forma segura, podremos disfrutar de los días de playa y piscina sin ningún problema. En Espacio de Salud Madrid, velamos por la salud de las personas, desde los más pequeños hasta nuestros mayores. 

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
Wishlist 0
Continue Shopping